experimentacion

 La experimentación en animales se da en muchas áreas como la industria cosmética, farmacéutica, la “investigación científica”, y la militar. Si bien en ninguna de estas áreas se justifica el uso de animales, lamentablemente, solo la primera no es requerida por ley.

Los procedimientos invasivos en animales se realizan para medir niveles de adicción y toxicidad de los productos. Las pruebas más comunes son el Test Drize, donde se aplica la sustancia (como champú) en los ojos de varios conejos, los cuales son sujetados por pinzas; la pruebas de piel, donde se coloca la sustancia por varios días para medir las reacciones; la prueba letal DL50 que significa que necesariamente la mitad de los animales utilizados murieron víctimas de procedimientos invasivos dolorosísimos.

Muchísimas especies de animales son usadas para experimentar en todas estas áreas como ratones, cuyes, ratas, primates, perros, gatos, conejos, etc. Afortunadamente, tú como consumidor puedes ayudar a que esto pare.

Comprando productos que NO han sido testeados en animales no apoyarás la crueldad y, al mismo tiempo, mandarás el mensaje de que la crueldad con los animales no genera demanda. Cada vez más marcas dejan de usar animales y colocan orgullosamente en sus productos que estos no han sido probados en animales.